Página 48 - OjoDeCareyes08_WEB

Versión de HTML Básico

OJO DE CAREYES
46
El objetivo es conseguir que se conformen y se
entrenen algunos equipos locales, para que des-
pués participen en competencias locales y que
en el futuro algunos puedan llegar a competir
en torneos nacionales e internacionales. Esta
iniciativa también da un paso adelante hacia
una de las metas principales de la Fundación
que es la de promover estilos de vida activos
entre los niños de nuestra comunidad e intro-
ducir el concepto de la bicicleta como medio
ecológico y divertido de transporte.
Los juegos se realizan en superficies de concreto
o asfalto entre dos equipos que constan de tres
jugadores cada uno. Canchas de basquetbol, tenis
o incluso los estacionamientos pueden convertirse
en lugares propicios para el Bici-Polo. La acción
es rápida, con mucha precisión en los pases. Las
tácticas específicas incluyen el uso de las llantas de
las bicis para bloquear los tiros. Los jugadores de-
ben poseer grandes habilidades en el manejo de la
bicicleta, incluyendo la capacidad de balancearse
cuando están totalmente parados. También preci-
san mucha destreza y coordinación para pedalear
a máxima velocidad mientras se regatea y se
golpea la bola con los mazos de un metro.
El ambiente durante los juegos es por lo general
festivo, con música y muchos gritos para motivar
a los jugadores. Entre los espectadores y los que
ayudan con la organización se encuentran fami-
liares y amigos de los jugadores, lo que hace de
este deporte una excelente manera de integrar a
los residentes y familias de las diferentes comuni-
dades de la zona. Ya que las bicicletas y demás
equipo no tienen que ser tan especializados (la
pelota es por lo general la misma que se usa
para jugar hockey sobre césped), los equipos y
competencias se pueden organizar con presu-
puestos moderados.
Bici-Polo Tapatío, un club de polo de Guada-
lajara que ha realizado una docena de torneos
desde su fundación en 2009, ha apoyado nuestros
esfuerzos al enviar al jugador Ignacio Pelayo a
The goal is to put together and train some
local teams who, after participating in local
competitions, could later compete in national
and international tournaments. This initiative
is also a step forward towards a major goal
of the Foundation to promote active lifestyles
among children in our community and also to
introduce the bicycle as an ecological and fun
means of transport.
Games are played on a concrete or asphalt
surfaces by two teams with three players each.
Basketball courts, tennis courts or even parking
lots can easily be converted into venues suitable
for bike polo. The action is fast, with plenty of
precision passing. Specific tactics include using
one’s bike wheel to block shots. Players must
have highly developed bike handling skills,
including the ability to balance upright while
standing still. They also need the athletic prow-
ess and coordination required to pedal at top
speed while dribbling or whacking the ball with
a 1-meter mallet.
The ambience at games is typically festive, with
loud music and plenty of cheering to keep the
players motivated. Among the spectators and
support personnel are a great many family
members and friends of the players, making
the sport is a wonderful way to bring residents
and families from neighboring villages together.
And because the bicycles and other equipment
do not have to be particularly specialized (the
ball is often the same one used to play field
hockey), teams and competitions can be orga-
nized on modest budgets.
Bici-Polo Tapatío, a bike polo club in Guada-
lajara that has put on around a dozen tourna-
ments since its founding in 2009, is helping our
efforts by sending the player Ignacio Pelayo to
The sport is a wonderful way to
bring families from neighboring
villages together
E S T E DE POR T E E S UNA E XCE L ENT E
MANERA DE I NT EGRAR A
FAM I L I A S DE L A S D I F ERENT E S
COMUN I DADE S DE L A ZONA
?! Careyes Foundation
lanzó
la primera Escuela de
Bici-Polo en agosto de 2014
Durante el primer torneo de bici-polo